Hola amigos

Hoy vengo con una nueva entrega de “Aprende magia con Charly”, en este caso vamos a aprender un juego de cartomangia con el que sorprenderás a todos tus amigos. ¡Vamos allá!

Materiales:

Baraja de cartas

Efecto:

El mago da a elegir una carta de la baraja. El espectador la mira y la enseña, una vez vista la introduce en la baraja. El mago saca una carta mágica que le ayuda a encontrar la del público y con un chasquido de dedos extiende la baraja y la carta elegida se ha dado la vuelta entre las demás. Un efecto de lo más mágico.

Método:

La baraja tiene una pequeña preparación. Hay que darle la vuelta a la última carta. Mirando las caras de las cartas hacia abajo le damos la vuelta a la de debajo del todo (a partir de ahora llamaremos a esa posición “sub1”) ésta es una carta cualquiera. Una vez realizado esto podemos comenzar con el juego. Extendemos las cartas para dar a elegir una carta sin llegar al final porque se vería la carta al revés, cuando el espectador escoja la carta se le dice que la enseñe y mientras la enseña nosotros le damos la vuelta a toda la baraja con cuidado de que no se descuadre ni que se vea la parte de debajo de la baraja. Le decimos que introduzca la carta por donde quiera y cuadramos. Nos llevamos la baraja a la espalda con la escusa de sacar una carta que nos ayude y en realidad lo que hacemos es coger nuestra primera carta (“top1”) que es la que pusimos al revés en sub1 que al girar la baraja ha quedado en top 1 y le damos la vuelta a toda la baraja. Sacamos de atrás por un lado la carta que nos ayudará y por otro la baraja. Amigos, ya está todo hecho simplemente nos quedará presentarlo y darle tensión. Comentar que la carta que hemos sacado es una carta mágica que nos pondrá muy fácil el que averigüemos la carta elegida. ¡Y tan fácil! Sólo nos quedará extender las cartas y aparecerá boca arriba en la baraja entre todas las demás boca abajo.

Detalles:

La carta a la que le damos la vuelta antes podría ser nuestra carta favorita o una carta llamativa para darle importancia. También puede ser presentada ésta como un falso error. La sacamos y le decimos al espectador ésta es tu carta. Cuando nos diga que no decimos ¡ah! Es que era más difícil sacar la tuya porque estaba al revés y enseñarla boca arriba.

Fotos: